Libertad, privacidad, derechos individuales. Sobre estas bases y en estos valores se asienta el trabajo de este blog.

Son momentos de serios ataques a la libertad desde muchos lados: por un Estado insaciable y controlador; por muchos políticos y burócratas que usan el poder público para beneficios indebidos o para lograr fines oscuros; por empresas que buscan apropiarse de la vida de las personas; por la invasión constante de la intimidad y de la privacidad en nombre de la defensa o seguridad públicas, en fin, por el avance de regulaciones, normas y conductas que destruyen las libertades personales o las quieren restringir a límites insostenibles o imposibles.

Mientras el mundo sigue pensando en dar mayores derechos de bienestar a los habitantes o en financiar enormes compromisos públicos con políticas generosas o asistencialistas, siempre queda oculta la peor cara de los últimos años: la destrucción del simple ciudadano con mayores impuestos, menos tiempo para disfrutar de su vida y la entrega de libertades a un Estado omnipresente y demasiado poderoso.

Debemos ayudar a reflexionar y compartir puntos de vista que cualquier simple ciudadano se hace a diario: hacia dónde vamos como sociedad en los temas más graves y ocurrentes de hoy, como la corrupción, políticas públicas, controles en el Estado, el patrimonio nacional, los derechos que tenemos garantizados, las libertades personales, la inseguridad.

La relevancia del conocimiento y difusión de nuestra Constitución, que es la herramienta superior a todos, incluso a los gobernantes, será un escudo contra los abusos y el exceso de poderes públicos y privados. Ahí hay que buscar las respuestas y los caminos.

Durante muchos años, al menos desde 1990, me he preocupado por la difusión de la ley de la manera más sencilla y llana posible, para ser entendida por los ciudadanos. En ese año comencé a escribir en el Semanario Crónicas Económicas, y paralelamente, asumí aportes en distintos medios escritos (Últimas Noticias, Montevideo Portal, etc) y en variadas entrevistas o comentarios en los medios; además, por ocho años mantuve un Segmento Legal en Radio FM104.3 (Programa De Primera Mano). En todos esos casos, así como en artículos académicos o técnicos, insistí en el rol del derecho como la vía de convivencia más fuerte en sociedad y el valor supremo de la libertad y empoderamiento del simple ciudadano por sobre los funcionarios y esa maquinaria impersonal llamada Estado.

Ese -y no otro- es la misión que le asigno a este blog: difundir e informar abiertamente al público sobre nuestra Constitución, la protección que nos da, las libertades que tenemos y nos debemos. También alertar de los hechos y las acciones públicas que dañan al ciudadano, en particular cuando son herencias que gravan a las generaciones futuras irremediablemente.

Además de las nuevas columnas de opinión que iré posteando periódicamente, intentaré reunir distintos trabajos y publicaciones anteriores que considero pueden tener interés por su vigencia o relevancia en estos tiempos.

Todo lo que se podrá encontrar en este blog será siempre un punto de vista estrictamente personal, que no involucra ni afecta a ninguna institución o entidad a la cual pudiera vincularme. No es un blog político o sobre la política partidaria.

Muchas gracias a todos los que han hecho posible que este blog sea hoy una realidad.